Los aficionados al Singstar o a desgañitarse en la ducha están de enhorabuena porque en Seúl es muy común salir a cantar a un karaoke a cualquier hora del día. Hay locales por toda la ciudad en los que poder dar rienda suelta a esta pasión. Lo habitual es alquilar una habitación privada por un tiempo determinado y cantar hasta dejarse la garganta si el bolsillo lo permite.

Volver